Radio: No
Radio:
km Set radius for geolocation
Buscar

Puerto Morelos, tranquilidad y buceo en la Riviera Maya

Puerto Morelos, tranquilidad y buceo en la Riviera Maya

Este pequeño pueblo de pescadores se encuentra entre Cancún y Playa del Carmen, a unos 30 kilómetros de distancia de cada una de estas bulliciosas ciudades de la Riviera Maya. A diferencia del aspecto cosmopolita de Cancún, muy masificada, y la presencia más turística y deportiva de Playa del Carmen, más relajada, a Puerto Morelos se va a descansar y a disfrutar de todas las maravillas que la Naturaleza ofrece en sus playas.

Pasear por sus calles de casas encaladas aporta la tranquilidad que no se encuentra en otros puntos de la Riviera Maya, siempre repleta de actividad y con tanta oferta que resulta casi imposible parar un poco. En Puerto Morelos, la vida transcurre a otro ritmo y se puede disfrutar de una manera más sosegada. Frente a este pueblo se abre el Caribe Mexicano, con una interesante propuesta: bucear entre los arrecifes que forman parte de la Gran Barrera Arreficial Mesoamericana, que parte desde este punto para extenderse a lo largo de 1.000 kilómetros.

Puerto Morelos es un lugar ideal para disfrutar de un momento de tranquilidad, cerca de todo, pero con la posibilidad de disfrutar de una manera más sosegada la estancia en la Riviera Maya

Los arrecifes permiten entrar en contacto con la rica fauna de la costa mexicana, disfrutando de los colores de las especies que han elegido esta formación como su hogar. Hay varios lugares donde poder  sumergirse y experimentar algo que es casi imposible de hacer en cualquier otro rincón del mundo.

Puerto Morelos no solo es un destino por sus blancas playas y las posibilidades que ofrece para bucear y practicar snorkel, sino que también es el punto de partida de la ruta de cenotes, en la que se pueden conocer varios de ellos y nadar en sus cristalinas aguas. Una opción más para hacer que los días en esta población sean mucho más intensos de lo se espera.

Además, cuenta con una extensa oferta de hoteles y restaurantes, quizá no tan grande como Playa del Carmen, pero con todo lo necesario para poder disfrutar de una excelente restauración y poder tomar unas copas mientras se siente la brisa del Caribe en el rostro. Otra manera de descubrir los placeres y tesoros de la Riviera Maya.