Radio: No
Radio:
km Set radius for geolocation
Buscar

Cenote Dos Ojos: Una experiencia mágica

Cenote Dos Ojos: Una experiencia mágica

El buceo en cenotes es una de las experiencias más intensas que se pueden disfrutar en la Riviera Maya. Un cenote es una gruta que se ha formado en la roca calcárea, muy típica de la orografía de la Riviera Maya, que en un momento dado se sumergió bajo el nivel del mar y cuya parte superior se derruyó, abriendo un acceso a la gruta desde la jungla. Están llenos de agua, provenientes de varias fuentes y que tienen, habitualmente, una gran cantidad de fauna.

El cenote más importante de la Riviera Maya, que destaca entre los más de 19.000 que hay en la zona, es el Cenote Dos Ojos, que se encuentra cerca de la localidad de Tulúm. La cercanía de las ruinas de este enclave arqueológico ha provocado que sea muy conocido y que miles de personas se acerquen hasta él para practicar el submarinismo. La experiencia de nadar en este cenote, que cuenta con la mayor profundidad que se conoce hasta el momento en la Riviera Maya, es difícil de superar.

En la Riviera Maya hay algo más de 19.000 cenotes, aunque el más conocido de todos es el cenote Dos Ojos

El Cenote Dos Ojos recibe su nombre de sus dos entradas independientes, que se abre en dos direcciones opuestas y que están unidas por una serie de cavernas y grutas sumergidas. Además, el agua que va por el interior de este conjunto es el tercer río subterráneo más largo del mundo. En el recorrido que se hace en el Cenote Dos Ojos se pueden ver varias grutas con estalctitas y estalagmitas, formadas a través de millones de años y que conforman una espectacular vista.

Hasta el momento, se han descubierto alrededor de 67 kilómetros de cuevas inundadas, que se pueden recorrer solo en una pequeña parte. Los buceadores más expertos pueden bucear entre ambas entradas, siguiendo la ruta bajo el agua, en completa oscuridad. Siempre y cuando, claro, que se tenga la experiencia necesaria para hacerlo.

Está situado muy cerca de Tulúm, aunque para acceder a él hay que realizar un trayecto de unos 3 kilómetros a pie, ya que los vehículos del transporte público no llega hasta el mismo cenote. Se puede ir también en taxi hasta el cenote, por un camino bastante transitado y difícil de ser recorrido en coche.

La experiencia de nadar en el Cenote Dos Ojos no tiene igual en toda la Riviera Maya, ya que aunque hay muchos de ellos habilitados para el turismo, este tiene unas características muy especiales que lo convierten en algo muy agradable. Aguas muy claras y la tranquilidad de unas rutas submarinas que guardan el secreto de millones de años.